Adicción a las drogas

La importancia de comprender el significado de mi adicción

menta afectada por consumo de drogas

No todas las personas que sienten angustia por algo se drogan, hay personas con dolencias importantes que no utilizan las drogas y otras con pequeñas molestias que tienen que consumir algo por que de esa forma consiguen alivio de los síntomas.

Se ha demostrado que los humanos se hacen adictos a placebos (sustancias inocuas que farmacológicamente no producen adicción). Hay gente que si no toma café por la noche no duerme.

El significado que le da cada persona a la sustancia que consume o conducta adictiva que realiza, va a ser determinante en la formación y sostenimiento de la adicción.

Es necesario conocer qué significa para el adicto esa sustancia que consume, esa conducta adictiva (trabajo, sexo, una ideología, el juego, etc) porque si no, no será posible ayudarle. En las adicciones siempre encontramos ausencia la ausencia o pérdida de un afecto completo en la infancia.

El adicto es alguien que de niño no pudo construir una relación de amor completa con sus padres, no pudo internalizar esa seguridad y protección con ellos. En el establecimiento de una relación de adultos hay mucho de recuerdo, uno se enamora de alguien que tiene cosas de su madre o de su padre, pero si no se tiene ese recuerdo se tendrán dificultades para establecer una relación, lo que no quiere decir que no se anhele como se anheló constantemente en la infancia. Ante la ausencia de estos vínculos seguros el adicto encontrará en su adicción un sustituto de ellos.

El adicto es más o menos consciente del vacío que siente, de que está rellenando su vida con el consumo, de que ese vacío debería estar lleno de amor. Quizás sea menos consciente de que a su alrededor hay personas reales con las que podría relacionarse aunque tengan sus limitaciones, pero estas le hacen sentir frustrado constantemente. Al no ser consciente de esto último seguirá drogándose constantemente sin poder romper el círculo.

No es su relación con el mundo lo que les hace drogarse, es su necesidad de excitación constante y la pérdida (o la no formación) de la capacidad de encontrar placer en el contacto con el otro.

Por todo lo anterior es muy importante que la persona que sufre una adicción haga un proceso personal de descubrimiento de las carencias originales que le han llevado a este estado, que no se escude en que nadie le comprenderá o en esos mitos como “el alcohólico lo es para toda la vida” o “o el adicto siempre será siempre un adicto”, no, la adicción tiene cura cuando se hace un proceso que lleve a poder cambiar.

No, la adicción NO es una enfermedad cerebral

La tesis de que la adicción es una enfermedad cerebral se ha ido consolidando en los últimos tiempos en países como Estados Unidos especialmente a través del NIDA (Instituto Nacional de Drogas y Abusos), que ya desde los años 60 y 70 del pasado siglo ha fomentado la idea de que la mejor manera de conceptualizar la adicción sería considerarla como enfermedad crónica del cerebro.

No obstante, en los últimos años han aparecido numerosas críticos hacia esta consideración acerca de la adicción como enfermedad cerebral. Entre esos críticos nos encontramos sin duda los profesionales de Impasse ya que nuestra posición, al igual que la de un gran número de profesionales de la salud, es que afirmar que la adicción es una enfermedad cerebral no es más que otro reduccionismo claro.

Es cierto, que se producen alteraciones cerebrales cuando se consume droga de forma habitual (Tesis de la Dopamina) y que estas alteraciones provocan, entre otras cosas, una tendencia a la repetición del consumo. Pero también es cierto, que estos hechos no explican por si solos la conducta adictiva, como así lo demuestran desde otras perspectivas otros psicólogos en distintos medios científicos y de divulgación como los Nature o Papeles psicológicos.

Por eso en Impasse Adicciones, no creemos en el tratamiento de la adicción desde un punto de vista puramente clínico y farmacéutico, si no que vamos más allá. Mediante la psicología y centrándonos en las causas que provocan la adicción y en las particularidades del paciente, desarrollamos tratamientos individualizados que traten la adicción de forma eficaz y que garanticen no solo la recuperación de la adicción si no la no recaída.

¿Por qué en Islandia los jóvenes apenas consumen drogas?

Islandia el lugar de Europa donde los jóvenes consumen menos drogas y sustancias adictivas, y puede que esto se deba a un experimento cuyos resultados han sido sorprendentes y muy beneficiosos.

Los datos sobre la adicción a las drogas en jóvenes concluyen que suelen probar y consumir drogas por una llamada al riesgo, por la disponibilidad de las sustancias e incluso por depresión. Es como si necesitasen una inyección de adrenalina. ¿Cómo ha usado esta información el gobierno islandés?

El proyecto islandés

¿Cómo ha sido el proyecto que el país ha llevado a cabo para evitar la adicción a las drogas de sus jóvenes? El Gobierno se planteó conseguir ese ‘subidón’ en ellos de una forma natural. Querían ayudar a los jóvenes a sentirse eufóricos sin necesidad de sustancias externas, sino de una manera natural en el organismo. Se trataba de dar a cada joven, directamente, lo que más quería o necesitaba.

jovenes en Reykjavík, Islandia

Dos jóvenes en un lago de Reykjavík, Islandia

Entrenamiento para la vida

El proyecto en realidad consistía en ofrecer a los jóvenes un acceso fácil a aquello que más ilusión les podía hacer: un deporte, una actividad artística, etc. Pero también recibieron lo que se ha llamado ‘un entrenamiento para la vida’.

De esta manera, iban a aprender a apreciarse y valorarse más a sí mismos, a la vida y a su relación con los demás.

Se hicieron grandes campañas informativas entre los jóvenes, alertándoles desde adolescentes de los peligros que conlleva el consumo de alcohol y drogas.

En las numerosas encuestas que llevó a cabo el país, los datos revelaban que aquellos jóvenes que practicaban deporte habitualmente o pasaban más tiempo con sus familias, eran los que menos problemas de adicciones presentaban.

 

deporte en islandia contra las drogas

El programa ‘Juventud en Islandia’

Este programa incluía de forma indispensable el papel de las familias. Pasar tiempo de calidad con tus hijos pequeños o adolescentes marca una gran diferencia.

Para ello, se crearon asociaciones de padres en todos los colegios. Pero también se endurecieron las leyes existentes. A partir de ese momento, el tabaco sólo podía venderse a mayores de 18 y el alcohol a mayores de 20. Pero también se limitó por ley las horas en las que los menores podían ‘deambular’ solos por las calles.

A algunos estas leyes podrían parecerles muy duras o restrictivas, pero acompañadas de un verdadero acompañamiento familiar y actividades complementarias, sobre todo deporte, han dado unos resultados dignos de estudio.

La fórmula es sencilla: los valores de prevención han aumentado y los valores de riesgo han disminuido.

El consumo de drogas en Islandia ha retrocedido con una tendencia muy clara. Ha sido el país europeo donde más ha disminuido el consumo de alcohol y drogas.

Pero este programa, que en otros lugares ya ha sido adaptado como en Rumanía, los datos también hablan por sí solos. Bucarest disminuyó el consumo de alcohol y drogas entre sus jóvenes, pero también ha bajado el porcentaje de suicidios. En otros lugares, también ha bajado el nivel de delincuencia juvenil.

Aquí os dejamos un resumen en vídeo del proyecto islandés Youth in Iceland realizado por Funcas, entidad que forma parte de la Obra Social de CECA.

 

Conclusiones

La implicación de la familia y los formadores es clave para evitar que la juventud pueda caer en estos problemas de adicciones, que suelen ir acompañados de una búsqueda de adrenalina o riesgo, o de querer salir de una situación de insatisfacción, estrés o tristeza.

En Impasse Adicciones consideramos que para poder cumplir con los objetivos de reducir la reducción entre nuestros jóvenes, es necesario que exista un fuerte compromiso social. Lo ideal sería comenzar por fomentar y facilitar el acceso a actividades lúdicas y deportivas de nuestros jóvenes que subsanen esas diferencias que pueden resultar tan naturales en la adolescencia, un periodo de constantes cambios. 

 

Descubre si tu hijo consume drogas con estas señales

Con la llegada de la pubertad o la adolescencia, muchas son las familias que acaban viviendo un cierto distanciamiento entre sus miembros. Por un lado esto es normal, ya que son edades en las que los menores comienzan a sentir que necesitan más independencia, que tienen sus propias ideas y gustos, y quieren experimentar con tomar sus propias decisiones.

Hasta aquí, todo normal. El problema viene cuando el adolescente comienza a sentir curiosidad por ciertas sustancias que le pueden traer serios problemas. Hablamos del cannabis, la cocaína, las drogas sintéticas

¿Cómo saber si tu hijo puede estar consumiendo drogas?

Los adolescentes, experimentadores por naturaleza

En esta etapa de la vida, las ganas y la curiosidad por probar cosas nuevas son innatas. Por eso es importante adelantarte a esta época mediante una educación sincera y una comunicación fluida.

Tenemos que tener en cuenta que estas sustancias psicoactivas pueden consumirse a una edad cada vez más temprana.

Pero hay ciertas señales que pueden ayudarte a descubrir si tu hijo está experimentando con este mundo peligroso.

1. Mírale a los ojos:

Esto no significa que intentes saber la verdad a través de su mirada, sino que debes fijarte en el estado físico de sus ojos. Muchos de los consumos de estas sustancias afectan a estos órganos, como el enrojecimiento en el caso del consumo de marihuana o cannabis, pupilas anormalmente dilatadas y ojos muy abiertos con el consumo de psicotrópicos como cocaína, MDMA, éxtasis, etc. O mirada perdida y vidriosa en el caso del consumo de alcohol.

2. El olor

Sin duda el olor es clave para saber si tu hijo consume algunas de estas sustancias, sobre todo tabaco y alcohol. Si tu hijo consume tabaco o porros, el olor se quedará impregnado en sus dedos, pelo y ropa. Probablemente, si no quiere que le pilles, tendrá conductas como lavarse mucho las manos o echarse colonia fuera de lo normal. En el caso del alcohol, el olor de su aliento es un gran delator.

3. Cambios en su comportamiento y hobbies

Este es otro de los signos clave para detectar si tu hijo consume algún tipo de sustancia. Los cambios de humor son muy comunes en los jóvenes consumidores. Irritabilidad, momentos de depresión, aislamiento, agresividad… También puede dejar de lado sus actividades cotidianas y responsabilidades. Puede faltar a clase habitualmente o incluso dejar de lado ese deporte que tanto le gustaba para salir por la noche.  No es determinante, pero esta actitud puede ponerte en alerta.

4. Amistades que pueden ser malas influencias

Es clave conocer en entorno de tus hijos. Conocer sus amistades, a quién frecuenta en su lugar de estudio o durante su tiempo de ocio… Si estas personas que les acompañan te resultan claramente consumidores de este tipo de sustancias, es probable que tu hijo acabe ‘probando’ alguna de ellas.

5. Problemas de dinero

Cuando un adolescente empieza a consumir estas sustancias, lógicamente esto conlleva un gasto fuera de lo normal. Ya sea el cannabis o sustancias como la cocaína, conllevan un gasto extra. Puede que te pidan más dinero del que te pedían habitualmente, que se busquen un trabajo temporal y no sepas en qué ha gastado el dinero o, en casos más graves, que robe dinero en casa.

Son sólo unos pocos consejos de aspectos que debes vigilar sobre todo en edades de riesgo, en las que los adolescentes en su afán de probar cosas nuevas e incluso romper los límites, pueden terminar en un camino que puede ser peligroso para su futuro.

La comunicación y la información son claves para saber si tu hijo puede ser consumidor de drogas y evitarlo.

Cómo las drogas desmoronan tu vida poco a poco: efectos del consumo

Todos los años contemplamos como aumenta el consumo de estupefacientes, a pesar de la cantidad de la información con la que contamos. Nuevos perfiles de consumidor de drogas, nuevas sustancias ilegales en el mercado, pero un punto en común que no pasa de moda: adicciones que comienzan a controlar tu vida y la van destruyendo poco a poco.

Leer más

Fernando Botana: “El adicto del siglo XXI trabaja y cumple con sus responsabilidades pero es un autómata que se mantiene en modo espera”

Fernando Botana, psicoterapeuta con más de 30 años de experiencia en el área de las adicciones, narra su trayectoria sin miramientos. Confiesa que ha sido testigo de las consecuencias del abuso de drogas en primera persona y que su veteranía en el sector le ha permitido dar con un tratamiento óptimo para que sus pacientes superen las dependencias. Botana apuesta ahora por Impasse Adicciones, un centro donde la personalización de la terapia, la psicoterapia individual, la cercanía y la comunicación sientan las bases para ‘recuperar el control de la vida’.

Leer más

,

Huir de la drogodependencia o cómo volver a dominar tu vida

Según la Organización Mundial de la Salud las drogas son “todas las sustancias que introducidas en el organismo por cualquier vía de administración, producen una alteración, de algún modo, del natural funcionamiento del sistema nervioso central”. Partiendo de esta definición comprobamos que es más sencillo de lo que parece perder el control de nuestra vida.

Leer más